Sep 16, 2019
92 Views

Vino del Desierto: La Cepa Tamarugal

Written by

Fue descubierta en la región de Tarapacá, a raíz de una colecta de material vegetal, efectuada  en el año 2003 por la Universidad Arturo Prat ….

con el objetivo de rescatar plantas de vid que quedaron olvidadas en el tiempo, y que lograron sobrevivir en el desierto más árido del mundo y que guardaban el recuerdo de la producción vitivinícola de la región.

Para su identificación, se realizaron análisis moleculares  a nivel nacional e internacional y al no lograr su identificación,  se procedió al registro de la cepa ante el Servicio Agrícola y Ganadero en Santiago; así en el año 2016, después de dos temporadas de evaluaciones en terreno,  se entrega el registro definitivo de la cepa, constituyéndose en la primera cepa vinífera chilena, bautizada como “Tamarugal”.

Posiblemente, su origen se deba a una mutación,  dada las condiciones extremas de este desierto que provocó un cambio genético, transformándola en algo nuevo, que le permitió sobrevivir y adaptarse a las condiciones del  desierto más árido del mundo, constituyéndose en un patrimonio genético invaluable.

Asimismo, se le conoce como una cepa blanca, de baya grande, de color verde amarillento, con la que se produce “Vino del Desierto”  en versión  de vinos blancos secos y  abocados,  con un “terroir”  único y que le confiere un sello identitario para la región de Tarapacá y cuya calidad permitió obtener medalla de oro, en el año 2018, en el Concurso Internacional Catad`Or Wine Awards.

 

Gros Colman: una cepa con historia

La cepa tinta Gros Colman, es una cepa antigua, proveniente del centro mismo de origen de la vid, Georgia de la antigua Unión Soviética, ubicada entre el mar Caspio y el mar Negro. Además, representa uno de los enigmas actuales sobre como llegó a la Pampa del Tamarugal.

 

Asimismo, esta enigmática cepa, se le conoce por sus bayas negras violáceas, grandes, de piel gruesa y firme y sus vinos se caracterizan por poseer aromas de frutos rojos intensos y frutosos. En tanto, en boca se perciben marcadas notas salinas, que en conjunto lo transforman en un vino tinto diferente.

 

Por otro lado, fue seleccionada por Enrique Froelich, ciudadano alemán pionero en la agricultura del desierto en la región de Tarapacá,  para ser utilizada en la Estación Experimental Canchones de la Universidad Arturo Prat, como uva de mesa, cuyo viñedo posee en la actualidad alrededor de 90 años.

 

Cabe destacar que la cepa Gros Colman, no se cultiva en otras localidades del país, siendo exclusiva en la región de Tarapacá.

 

Article Categories:
Tarapacá

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.