May 31, 2019
43 Views

COMUNICADO PÚBLICO

Written by

de la Universidad de Tarapacá.

Las y los profesionales del Centro de Investigaciones Patrimoniales y del Territorio –CIPAT- de la Universidad de Tarapacá, manifestamos nuestro descontento frente a la medida anunciada por el gobierno respecto del cambio curricular escolar para terceros y cuartos medios, el cual define la asignatura de Historia en la categoría de ramo electivo. Por lo anterior, declaramos lo siguiente:
La historia como disciplina constituye un elemento clave en la formación de las y los ciudadanos, el conocimiento del pasado y de los procesos sociales que lo atraviesan es fundamental para la consolidación de una sociedad democrática. La labor de las y los historiadores es desarrollar investigaciones científicas comprometidas con la veracidad y puestas al servicio de la comunidad, siendo la escuela la institución encargada de transmitir el conocimiento a los estudiantes.
Por lo anterior, el ramo de Historia, al igual que todas las ciencias, comporta una especial importancia en tanto que entrega contenidos elementales para la comprensión de la sociedad y el propio entorno de las y los estudiantes, su eliminación atenta contra la formación integral de los escolares, quienes no contarán con las herramientas analíticas básicas para comprender su propia realidad.
Además, consideramos que la identidad de un pueblo depende del conocimiento y la relación con su pasado, es por ello que el estudio de la historia es fundamental para cualquier sociedad y consideramos inaceptable que se pretenda desechar dicho conocimiento en la etapa formativa de nuestra juventud.
Esta medida profundiza la precarización de la educación chilena al limitar sus contenidos a conocimientos técnicos, en detrimento de la formación de habilidades analíticas y pensamiento crítico. En consecuencia, los futuros ciudadanos y ciudadanas carecerán de opinión informada y argumentos para cuestionar el statu quo, mermando la participación social en el devenir de nuestro país.
Por otra parte, la asignatura de Historia ha contribuido a generar espacios de discusión y debate, siendo para muchos jóvenes la primera instancia en la cual perfilan ideas propias y las tensionan de forma colectiva, especialmente al calor de los contenidos curriculares que se enseñan en tercero y cuarto medio.
La memoria histórica y el análisis de nuestro pasado reciente suponen una incomodidad para el poder, no obstante el compromiso tanto de los investigadores como de los docentes es con el conocimiento y por tanto nos parece que la no obligatoriedad de esta asignatura persigue fines políticos para silenciar los discursos que reclaman verdad y justicia: quitar la asignatura de Historia de los últimos dos niveles de la educación escolar es parte de una política del olvido y la impunidad.
En nuestra región conviven múltiples identidades culturales, a raíz de procesos migratorios vinculados a hechos políticos, económicos y sociales, lo cual ha significado la formación de una sociedad altamente compleja y multicultural que requiere de formación crítica para su análisis y comprensión: reconocemos los aportes y la herencia cultural de las colonias extranjeras, de la población afrodescendiente y de nuestros pueblos originarios.
De esta forma, nuestra preocupación como investigadores e investigadoras de la historia local ha estado enfocada al fomento del respeto y la valoración de la diversidad étnica y racial del norte grande de Chile. La eliminación del ramo de Historia pone en peligro la transmisión de dichos valores sustentados en el análisis de nuestro pasado y presente, frenando el avance de la sana convivencia humana en la región.
Por otra parte, hemos levantado la defensa de nuestros patrimonios culturales regionales a través de la investigación científica que nos ha permitido poner en valor sus distintas expresiones –tangibles e intangibles-. El patrimonio, como expresión simbólica y material de los valores de una comunidad, es un factor importante en la conformación de la identidad colectiva de sus integrantes y en el escenario actual, marcado por la globalización, se vuelve necesario reforzar la identidad cultural tarapaqueña mediante la profundización de contenidos locales en la asignatura de Historia.
Sin embargo, al reducir su enseñanza a un mero electivo limita la posibilidad de incorporar una mirada regional de esta materia. Por el contrario, las y los docentes se verán presionados para abarcar los contenidos ya existentes –generados desde una visión centralista del pasado regional- en menor tiempo sin poder profundizar en aspectos de importancia regional. A su vez, la valoración de nuestros patrimonios encuentra precisamente en el ramo de Historia la plataforma desde la cual se difunden entre la juventud, lo cual se verá cercenado de concretarse la medida propuesta por el gobierno.
La eliminación de obligatoriedad de la asignatura de Historia del currículum escolar supone como consecuencia la precarización laboral de profesores y profesoras del ramo por la disminución de las horas, agudizando el desempleo y la incertidumbre. Por lo anterior, solidarizamos con las y los docentes que verán afectada su fuente laboral.
Como historiadores y profesionales de las ciencias sociales, cuestionamos la validez de las decisiones tomadas a espaldas de la ciudadanía y de los actores claves de la educación para llevar a cabo una reforma de esta envergadura, consideramos que la expertiz en este ámbito no puede recaer en manos de tecnócratas, sino que se debe tener en cuenta la voz de académicos, investigadores, docentes y estudiantes. El Ministerio de Educación no está garantizando la calidad del sistema educativo en Chile y hace oídos sordos a las demandas del movimiento social por la educación pública que a lo largo de años ha instalado en el debate la necesidad de mejorar sus estándares para acabar con las desigualdades en Chile.
Desde nuestra disciplina, declaramos nuestro férreo compromiso en defensa de la educación pública y de la Historia como eje articulador de la capacidad de análisis crítico en la etapa escolar, lo cual debe ser fomentado. Rechazamos esta medida y manifestamos nuestra adhesión a la movilización nacional convocada por profesores, estudiantes y académicos.

Article Categories:
Educación

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.