17 pescadores de caleta Caramucho reciben certificación en soldadura

Podrán optar a trabajos que complementan su labor en el mar.

En el marco del programa “Becas Laborales SENCE”, la Corporación Norte Pesquero, se adjudicó el curso de capacitación “Técnicas de soldadura por oxigás, arco voltaico, TIG y MIG”, para pescadores de caleta Caramucho. 25 alumnos comenzaron el curso en diciembre de 2021, de los cuales el 68% logró aprobar todas las asignaturas.

Iquique, agosto 2022.- Luego de 52 horas de clases teóricas,  208 horas prácticas y siete diferentes asignaturas, 17 alumnas y alumnos de caleta Caramucho recibieron la certificación “Técnicas de soldadura por oxigás, arco voltaico, TIG y MIG”. Capacitación adjudicado por Corporación Norte Pesquero, financiado por SENCE y ejecutada por el organismo capacitador Competencias, Desempeño y Capacitación (Codecap).

El curso fue dirigido a pescadores -o familiares de ellos- de caleta Caramucho y contó con módulos de metrología básica; aplicaciones de normas de higiene, seguridad, calidad y ambiente en operaciones de soldadura por oxigás, arco voltaico, TIG y MIG; técnicas de soldadura en oxigás y arco voltaico; técnicas de soldadura TIG y MIG; registro de procedimientos operativos para operaciones de soldadura; y técnicas de emprendimiento. 25 alumnos comenzaron el curso en diciembre de 2021, de los cuales el 17 lograron aprobar todas las asignaturas.

Sashá Fuentealba, director (S) del SENCE, valoró los esfuerzos de los alumnos y las habilidades aprendidas en el curso, sobre todo en el ámbito del emprendimiento. “Los sacrificios que han hechos estos 17 alumnos han sido claves, eso genera un impacto muy alto en la región, sobre todo con el aumento del empleo. En este curso donde se desarrollaron módulos de emprendiendo y se entregaron equipamientos de primer nivel, les abre la puerta a incursionar otras industrias”, aseveró la autoridad.

En tanto, Marco Gómez, presidente de Corporación Norte Pesquero, destacó el impacto positivo que puede generar esta certificación en los vecinos de la caleta. “Es difícil compatibilizar el trabajo con la actividad académica. Caramucho es una caleta pujante, ha crecido y sin duda este tipo de iniciativas aporta al lugar. El desarrollo de una comunidad se hace a través de la gente y es muy importante que se estén capacitando en diferentes ámbitos”, indicó Gómez.

Jimmy Gómez, secretario S.T.I.  Buzos Costeros a Pulmón Iquique Caleta Caramucho, se mostró feliz por el término del programa y llamó a continuar con estas iniciativas. “Agradecemos a quienes gestaron esta oportunidad para que nuestros vecinos se capaciten. Es una situación que esperamos se siga cumpliendo, porque les entrega herramientas valiosas a las personas”, precisó el dirigente.

Dentro de las líneas de acción del Servicio Nacional de Capacitación y Empleo, para adjudicarse los proyectos, estos tienen que contribuir a la generación de empleos, dinamizar el mercado laboral y desarrollar capital humano mediante la aplicación de políticas públicas de fomento e intermediación laboral. Con el programa “Becas Laborales” se busca capacitar en oficios con competencias laborales, con la finalidad de posibilitar el acceso a un trabajo dependiente o independiente de calidad.

ALUMNOS 

Jorge Vásquez es un joven oriundo de Caramucho, a sus 19 años cursa cuarto medio en el Instituto del Mar (Iquique) y a pesar de que vive junto a una familia que ha llevado la pesca de generación en generación, su lado paterno tiene una ligazón diferente: la soldadura. “Cuando supe, no lo dudé ‘me sirve para forjar mi futuro’ pensé”. A pesar del esfuerzo y de tener que compatibilizar las 260 horas del taller con la jornada escolar y otras dificultades, Jorge fue un alumno destacado. “Lo más difícil fue la teoría, yo venía de estar todo el año en la sala y eso me complicaba, pero es bueno porque saqué una enseñanza de todo esto. Lo práctico fue mejor, porque había más interacción con los compañeros, más entretenido y se aprendió más”, recordó el joven.

A fin de año, cuando Jorge termine cuarto medio, lo espera un desafío: armadura de estructura para la gran minería en Copiapó. “Conversando con mi tío le conté del curso y me dijo ‘prepárate que a fin de año te vienes a trabajar conmigo’. Conversé con mi profesor en el instituto y me dijo que fuera, que me serviría como experiencia. Estoy nervioso, pero dispuesto a aprender todo lo necesario”, señaló el joven.

Otro de los alumnos que se destacó fue Cristián Alucema (28), a diferencia de Jorge, él no tenía ningún acercamiento a la soldadura, ya que junto a su familia han vivido de la pesca y la recolección de mariscos. “Cuando supe del curso me entusiasmé. Un rubro nuevo, me metí y me encantó”, indicó Alucema. Para él, lo más complejo fue poner en práctica todo lo aprendido en las clases teóricas, pero hace tres meses cumplió uno de sus sueños: trabaja en el sector del aeropuerto haciendo las soldaduras en las ampliaciones. “He podido aplicar lo que me enseñó durante todos estos meses el profesor, al principio yo mismo me puse un duda, pero aplicándome le saqué provecho al curso”, cerró el joven pescador.

 

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.